Nuestra Historia
A fines de la década de los 50, Don Guerrino Domingo Palmieri, hijo de inmigrantes italianos (donde nunca falta un artesano) después de haber trabajado en varias fábricas de calzado, toma la iniciativa de poner su propia empresa, sita desde entonces en la calle Francisco de Vera Mujica 5609 de la ciudad de Rosario.

Como todo emprendimiento, fue una tarea ardua en sus comienzos. Puso principal énfasis en fabricar calzado fino confortable para damas, ya que era un producto poco fabricado. Vió que las mujeres, en esa época, necesitaban un calzado así y que fuera elegante al mismo tiempo. Ahí comienza el desafío de usar materiales de primerísima calidad, hormas de gran calce y números grandes.

Después de varios años, entrando en la década del 80, su hijo Juán Carlos sigue esa iniciativa que años atrás comenzara su padre. A pesar de los malos momentos económicos vividos en el país, seguimos adelante sin dejar de lado el ímpetu y la perseverancia del comienzo.

Ahora, con tecnología y personal altamente capacitado, con materiales seleccionados de primerísima calidad (desde el cuero hasta la última puntada) logra imponer el producto en casi todo el país, con una empresa de más de 350 m2., con máquinas y elementos de última generación, con una producción diaria de más de100 pares, sigue fabricando ese calzado fino confortable de números grandes, como en los inicios lo hiciera su padre.